¿Cómo se separa el color?

Una de las cuestiones abordadas en las clases que más me ha llamado la atención ha sido las diversas maneras de separar el color de las imágenes RGB que llegan a nuestras manos y vamos a utilizar en el producto gráfico. Lógicamente estas imágenes tienen que pasar un proceso anterior a la impresión que las lleve a poder ser impresas en cuatricomía, ese procedimiento es precisamente la separación de color y el cambio de modo a CMYK.

Para crear una imagen todo color debemos superponer los colores cian, magenta, amarillo y negro

Pero ¿Qué significa separar el color? Cojamos un color cualquiera, por ejemplo el color rojo “R”. La información que nos aporta photoshop sobre este color se encuentra en un canal independiente por ser color primario para el modo RGB. Esto sucede porque los dispositivos de entrada (cámaras y escáner) solo pueden captar información de intensidad de color. Para lograr una toma en color emplean el denominado Filtro Bayer diseñado por Bryce Bayer ingeniero de Eastman Kodak. Este filtro se coloca sobre los píxeles del CCD (sensor captador de fotones) y deja pasar la luz únicamente de una de las tres longitudes de onda de los colores primarios de la síntesis sustractiva: Rojo, Verde y Azul. Un software realiza una interpolación de estos colores para crear un píxeles de hasta 16 millones de colores. No es casual que la longitud de onda exacta de estos colores primarios coincida con la que captan los conos del ojo humano, de esta forma garantizamos una captura del color similar a la que hace nuestra visión.

Forma en la que actúa un filtro Bayer sobre el CCD del dispositivo de captación.

Una vez llegamos con nuestra imagen a Adobe Photoshop, esta tiene los tres canales de estos colores primarios. Si nos vamos al canal del rojo, veremos una imagen en escala de grises donde los tonos blancos indican el valor más alto de intensidad para el rojo (255) y los píxeles negros la ausencia de este color. Las zonas de gris representan valores intermedios de luz roja para esa imagen entre ambos extremos.

Uno de los mayores retos de la gestión de color es el paso de RGB a CMYK, pues la variedad de colores que reproducen ambos modos es muy distinta.

Pero ahora nos encontramos con el problema que tenemos entre manos. El primero es que la impresión utiliza síntesis sustractiva y no aditiva, es decir, a mayor valor de rojo (o cualquier otro color) mayor oscurecimiento del soporte. Por otro lado, nuestro segundo problema reside en que el rojo no es un color primario en la síntesis sustractiva y la única forma para crearlo (dejando de lado colores pantone) es mediante la mezcla de amarillo con magenta, que sí son primarios. Un paso de este calibre requeriría probablemente un desarrollo matemático bastante complejo para llegar a la conclusión de cuánta cantidad de tinta amarilla y magenta crea un color fotocolorimétricamente idéntico a un rojo de un determinado valor RGB (por ejemplo: 243, 0, 0). Para nuestra suerte, los ingenieros de Adobe lo han resumido en un pequeño menú en photoshop que lo hace automáticamente pero teniendo en cuenta algunas variables que nosotros como usuarios debemos especificarle para que lo haga tal y como nosotros deseamos.

Los ingredientes a tener en cuenta:

La impresión gráfica se compone de una serie de variables que afectan a la práctica al color dependiendo de los materiales que empleemos. No lograríamos el mismo color empleando un mismo valor de tintas CMYK en un papel que en otros, volviendo al ejemplo anterior si consiguiéramos reproducir nuestro rojo 243 mediante tintas amarilla y magenta en un papel estucado brillo y usando el mismo porcentaje de tintas Y y M en en un papel prensa, probablemente el color obtenido no tenga nada que ver con el rojo que esperábamos. Cuando elegimos un perfil de salida en photoshop le estamos indicando las características generales de el material donde va a ser impreso y la separación de color se hará conforme a la forma en la que ese papel muestra el color una vez impreso.

Menú de "Ajustes de Color" de photoshop desde el que podemos especificar todas las variables que influyen en la conversión de RGB a CMYK.

También se tienen en cuenta otras variables como el método de impresión, pues no sería igual la separación de color para una máquina offset de heatset que para una impresión digital en inkjet. Así mismo también es importante el valor de ganancia de punto que resulta crítico en la obtención del tono, photoshop puede corregir el aumento de tono debido a este parámetro si le indicamos cuanta ganancia de punto genera el sistema de impresión.

Si indicamos todos los “ingredientes de la receta” la separación de color será muchísimo más fiable y mantendremos la homogeneidad desde el proceso de obtención de la imagen hasta su reproducción.

A gusto del consumidor

Otra de las posibilidades que nos da Photoshop es darnos la opción de indicarle cómo queremos que reproduzca los grises. Cuando mezclamos (tanto en síntesis sustractiva como en aditiva) los tres colores primarios, obtenemos un valor de gris. Podemos verlo en el siguiente ejemplo:

Este verde pistacho posee unos valores en porcentaje de tintas de 30% de cian, 30% de magenta y 100% de gris. Podemos descomponer el color en otros dos, por un lado el porcentaje de gris obtenido de la mezcla de los tres colores (define brillo) y por otro lado el color puro, en esta caso amarillo (define su tono y saturación).

Teniendo en cuenta que para generar ese mismo gris estamos usando 3 tintas, podría lograrse un resultado teóricamente idéntico si en vez de estos tres colores usamos tinta negra. Esta técnica se conoce como GCR (si se aplica a toda la imagen) o UCR (si se aplica sólo a las zonas con alta densidad de tinta y colores neutros)

Forma en la que trabaja el método GCR sobre los colores CMYK.

Forma en la que trabaja el método GCR sobre los colores de una imagen CMYK.

Sin embargo, tenemos que considerar que aunque teóricamente debería poder reproducirse un color similar ya sea usando los tres colores o sólo tinta negra, el negro que podemos obtener de la primera forma es mucho más denso y oscuro que el que aporta la tinta negra. A la práctica la aplicación de técnicas de UCR y GCR pueden hacer que perdamos densidad en los negros, haciendo que la imagen quede con las sombras “lavadas”, sin ser completamente oscuras. Photoshop nos permite regular la intensidad con la que queremos aplicar estas técnicas teniendo presente que a mayor intensidad, más cambio en la imagen.

En la web de “Printing industries of America” podemos ver un vídeo que lo muestra claramente (en inglés)

FUENTES:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en UT 05 Tratamiento de imágenes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s