Las pruebas en la nueva era digital

El uso de pruebas impresas en las industrias de las artes gráficas es un proceso generalizado y fundamental para la obtención de productos gráficos de buena calidad. Las pruebas pretenden evitar los errores incidiendo en las fases tempranas de la producción del impreso. Podría decirse que las pruebas son más fiables conforme más cerca estén de la salida final impresa, pero al mismo tiempo más caras. Con la aparición de nuevas tecnologías de visualización en monitor cada vez más fiables en el mercado han aparecido una nueva tecnología de pruebas: las softproof o pruebas digitales.

Las pruebas digitales son un camino nuevo que aun requiere mayor investigación y desarrollo tecnológico a nivel informático para dar unos resultados que puedan cubrir algunas variables que tan solo podemos cotejar con pruebas impresas, por supuesto, mucho más caras. Y ese es la principal ventaja de las pruebas digitales soft: su coste. Mientras que una prueba impresa con tecnología digital (inkjet o láser) tiene un coste por copia constante, en caso de la tecnología inkjet bastante elevado, el soft proofing no tiene coste alguno por copia, tan solo un coste fijo para la adquisición del hardware y el software necesario.

Aplicaciones como photoshop pueden simular la conversión de los espacios de color para mostrarnos una previsualización del producto impreso lo más fiable posible en una pantalla.

Las pruebas digitales en pantallas simulan mediante el uso de software las distintas variables de la impresión con mayor o menor exhaustividad dependiendo de la calidad de la tecnología de la que estemos hablando. Mismamente desde photoshop tenemos una serie de herramientas dedicadas a la gestión de color en la que podemos realizar simulaciones con distintos papeles, tintas y perfiles de color para lograr crear en nuestra pantalla una prueba digital de la imagen. La principal ventaja de estas pruebas además de su coste variable nulo es principalmente la velocidad y facilidad de crearlas. Pero ¿Cuales son las desventajas? por el momento hay varios problemas respecto al softproofing que la industria especializada en el desarrollo de estas herramientas irá perfeccionando.

Mediante potentes herramientas de gestión del color podemos controlar multitud de variables como el soporte o el sistema de impresión.

Solo con una estación de trabajo con Acrobat Reader podemos corregir algunas de las variables chequeadas con pruebas impresas.

Las pruebas soft tienen una validez similar a las pruebas impresas cuando hablamos de corrección de errores ortotipográficos o de compaginación. Evitar desde la estación de trabajo un error es la forma más temprana y barata de corrección que puede haber, de tal manera que la misma y sencilla visualización del documento final en Acrobat Reader puede ser una forma de soft proofing. A un nivel más avanzado podemos también detectar errores de imposición, por ejemplo la falta de unas marcas de corte o un sangrado insuficiente comprobando justo antes del ripeado si estos elementos se encuentran correctamente posicionados y midiendo mediante las reglas su tamaño para verificar que han sido correctamente incluidas en el documento. Hasta aquí cualquier estación de trabajo con Acrobat Reader podría garantizarnos unas herramientas más que suficientes para validar nuestro trabajo, sin embargo necesitaremos más y mejores herramientas informáticas para los aspectos más espinosos y que generalmente suelen dar más problemas del proceso.

Un monitor de gama alta y una buena gestión del color son requisitos imprescindibles para incluir las pruebas en pantalla dentro de nuestro proceso.

Por un lado tenemos el color. Hemos de tener en cuenta de primera mano que los espacios de color que usan las pruebas digitales en pantalla y el impreso final son distintos. Mientras que la salida final del producto será en cuatricomía (CMYK) nuestro monitor muestra el color por síntesis aditiva mediante el uso de diodos LED en matrices que se iluminan. Sencillamente hoy por hoy es imposible realizar una simulación perfecta del color impreso en una pantalla, algunos factores como la retroiluminación de las pantallas o su resolución drásticamente inferior son condicionantes no superados por ahora, pero sí podemos simular algunas variables del proceso de impresión en una pantalla donde de otra forma no tendría sentido, como por ejemplo la ganancia de punto. Conociendo exactamente que consecuencias afectan al color por un aumento o afinamiento del punto pueden ser simuladas. También puede simularse el color del soporte o incluso algunos acabados como el estampado o el golpe en seco. En cualquier caso si queremos verificar color mediante pruebas digitales necesitamos una buena gestión de color y un monitor de elevada gama tonal bien calibrado, esto nos asegura que un mismo color en pantalla es fotométricamente lo más parecido posible al que se obtendríamos en la salida final impresa.

El principal problema en el color de las pruebas de pantalla es que el espacio RGB no reproduce los mismos colores que el de impresión (CMKY).

Por otro lado, otra de las principales desventajas hoy día de las pruebas en pantalla es la imposibilidad de simular los efectos del ripeado. Debido al uso de lenguaje postcript los rip a veces no entienden ciertos valores (por ejemplo, opacidades) de la misma manera que nosotros lo vemos en nuestro software. Esto puede ocasionar molestias ya que nuestras pruebas en pantalla pueden ser correctas pero al filmar la plancha comprobamos que no aparece exactamente de la misma manera que nosotros lo hemos validado. Este es otro de los caminos que los diferentes fabricantes tanto de tecnologías de ripeado como de aplicaciones de composición y tratamiento de imagen deben investigar para lograr una perfecta compatibilidad en todo tipo de software.

Por último también debemos tener en cuenta otras cuestiones en muchos casos obvias pero  fuente de numerosos problemas, como por ejemplo el tamaño de los documentos que debe ser ajustado a pantalla o reducido debido a que raramente se corresponde al de nuestro monitor o la imposibilidad del corrector de detectar errores en pantalla debido a que es más incómoda que en un soporte impreso.

FUENTES

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en UT 07 Pruebas en preimpresión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s